¿La nueva era de agentes libres?

Esta es una pregunta que muchos trabajadores por cuenta ajena nos hacemos a día de hoy. ¿Está el mundo laboral cambiando hacia un entorno donde la figura del trabajador se difumina? ¿Los recortes en manutención de empleados para la empresa es un signo claro de dicho cambio? Lo que sí parece obvio es que cada vez más empresas no buscan empleados al uso, sino que lo que requieren son agentes libres (también conocidos como freelance) que se den de alta como autónomos y "colaboren" con la empresa como micro-empresas de conocimiento. Con ello buscan expertos en un campo determinado que les sea más rentable y les aporte más valor. Ya lo dijo el experto en estrategia de negocios a través de Internet, Don Tapscott: "Esto no es una crisis, es un cambio histórico". El fin de la era industrial y el comienzo de la era de la información están muy relacionados con este cambio de visión. Pero ¿estamos preparados para este drástico cambio?


Desafortunadamente en España las costas para un trabajador autónomo son muy elevadas, especialmente para aquéllos que están comenzando. Regulados por un régimen del año 1970 que ha quedado totalmente obsoleto, hoy en día los autónomos lo tienen crudo a la hora de mantener su servicio al pie del cañón. Un ejemplo bien claro lo vemos comparando los costes de un autónomo en nuestro país y en otros países europeos. En general los autónomos de nuestro país pagan un mínimo de 255,86 euros mensuales independientemente de que se tengan ingresos o no. Sin embargo, en otros países como Alemania o Inglaterra, el autónomo paga en función de lo que factura. Por ejemplo en el país germano, en concepto de Seguridad Social se pagan 140 euros y se puede eximir de su pago a los profesionales que no alcancen los 1.700 euros netos al mes, aunque se les exige el pago de un seguro de salud para cubrir la contingencia de asistencia sanitaria. Por otro lado, en Inglaterra se paga a la Seguridad Social a partir de que las ganancias sean superiores a las 5.595 libras y esto se elevará cuando los beneficios estén por encima de 7.605 libras. De esta forma, los autónomos que menos facturen pueden llegar a pagar tan sólo 12 euros al mes.

Pero, más allá del estado de nuestras leyes, ¿estamos preparados para trabajar como agentes libres? Obviamente la comodidad de ser un trabajador por cuenta ajena se desvanece, ya que en el momento de transformarnos en un agente libre somos nosotros los que hemos de buscar el trabajo, hemos de vendernos y ser capaces de encontrar clientes dispuestos a que les prestemos nuestros servicios. Pasamos a ser proveedores de la empresa y no trabajadores, con los peligros que ello supone. Es por ello que ante este nuevo marco aparece el concepto de la marca personal. Saber venderse en las redes es capital para poder tener la opción de como mínimo ser visibles a las oportunidades que el mercado nos ofrece. Por ello es muy importante estar bien posicionados en la red, participar en foros de discusión de nuestra especialidad y focalizar nuestro conocimiento a lo que realmente aporta valor a nuestros clientes. Tal y como ocurre con las carreras, aquél que ocupe la "pole position" de su sector será el que tenga una vista más amplia del destino y el primero en llegar a la meta del éxito.

No hay comentarios: